VIAJE HACIA LA LUZ

| 2 comentarios

EXPERIENCIA DE VIDA

Una vez más, os dejo una historia, que siendo breve, es clarificadora y emotiva.

Y una vez más, he de confesar que la primera persona agradecida en compartir este viaje con todos los que habéis llegado hasta mí, soy yo.

Mil gracias, por haberte acercado a la luz de mi trabajo, y por seguir mis indicaciones de navegación, sin tu trabajo, no podríamos haber llegar a buen puerto.

Aquí os dejo esta preciosa experiencia de vida:

«Me defino como un barco fantasma (o, más bien, me definía), navegando entre mares de tempestad sin rumbo fijo, suspendido en una constante pesadilla; hasta que cansado y agotado, sin esperanza alguna, sin motivación, en definitiva, sin encontrarle sentido a la vida (una vida que más bien era una tortura, una mutación genética especializada en el sufrimiento), se dejaba llevar (solo existir, vivir por vivir hasta el fin de mis días).

Pero un día, sin previo aviso, ese barco a la deriva encuentra un faro, un faro de luz, de orientación, de abrigo, de esperanza y, sobre todo, de salvación. Esa atalaya, como todas, tiene un nombre, ésta en concreto se llama Faro de Dolores Rizo Vidal.

Muchas gracias. Le estaré eternamente agradecido. Dios la bendiga»

Un paciente sumamente agradecido.

2 comentarios

  1. Cuanta razón yo empiezo ahora mi camino hacia ese faro y aunque todavía estoy inmersa en una gran tormenta a lo lejos ya empiezo a ver una tenue luz , y tengo la esperanza de en un tiempo verla relucir en todo su esplendor gracias a Dolores Rizo

    • Muchas gracias por tu mensaje;
      La terapia es un viaje que solo podemos hacer juntos, y gracias a vuestro trabajo, cada día, yo puedo acompañaros, por lo cual, soy yo quien está muy agradecida.
      Muchas gracias de nuevo!

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


ocho + 2 =

*