Verdades y experiencias

No hay motivo para tener miedo a la hipnosis

  • La hipnosis no es indefinida. Siempre se sale del estado hipnótico. Si nadie te “sacase del trance”, despertarías de forma natural, como si hubieses transitado por un plácido sueño.
  • No es cierto que las personas más sugestionables tengan poca inteligencia o personalidad débil. Todas las personas pueden beneficiarse de los efectos terapéuticos de la Hipnosis, aunque es cierto que para muchas personas es necesario el entrenamiento de la técnica, y para otras, resulta más fácil “dejarse llevar”.
  • En estado hipnótico, nunca harías aquello que va en contra de tu voluntad. Es decir, mantienes siempre tu voluntad, tu decisión, el control y la conciencia.
  • La hipnosis no es un estado como el “sueño”. En realidad, no tiene que ocurrir nada especial, es frecuente que la persona sea consciente de todo lo que ocurre en estado de trance. Sus respuestas son automáticas (involuntariedad percibida), si bien, el proceso ocurre por voluntad de la persona hipnotizada.
  • La hipnosis requiere una gran atención y concentración. Por tanto, sólo es posible llegar a ese estado si la persona quiere y lo permite.
  • La hipnosis no es una terapia, es una técnica coadyuvante dentro del proceso de una terapia psicológica, potenciando la eficacia de la misma. Requiere interés, participación y entrenamiento por parte de la persona hipnotizada.
  • La hipnosis no tiene ningún efecto negativo.

¿Cómo te sentirás al escuchar las sesiones de hipnosis?

  • Seguridad. Los audios te guían hacia un estado de bienestar y seguridad, al disminuir los conflictos o problemas que trata cada sesión.
  • Relajación. Sentirás mucha relajación, tanto que querrás permanecer en ese estado. La relajación física y mental es uno de los objetivos de estas sesiones de Hipnosis.
  • Concentración y atención plena. Tu mente irá enfocándose cada vez más en mis palabras, y sólo en ellas, provocando así un cambio en ti, debido a la atención selectiva.
  • Receptividad. No tienes que hacer nada, simplemente déjate llevar por mi voz: todo lo que ocurra en mitad de este proceso estará bien y cada vez sentirás más receptividad a mis sugestiones.
  • Recuerdo. Es posible que accedas a emociones guardadas y que se liberen al expresarlas y dejarlas salir. Por tanto, disfruta de esa sensación liberadora mientras tu mente subconsciente trabaja para ti.
  • Refuerzo. Cuando acabes la sesión, tu mente seguirá interiorizando lo aprendido durante la misma. La hipnosis tiene efectos después de la sesión, evitando la resistencia al cambio y formando nuevos hábitos.
  • Consciencia paralela. Es posible ser consciente de estar en la sesión y a la vez en otro lugar del tiempo y del espacio. Tu mente tiene muchas capacidades que aún desconoces.
  • Olvido Es posible que tu mente decida olvidar partes de lo vivido durante la sesión. La mente tiene poderosos mecanismos de defensa y el subconsciente decidirá si deja pasar los pensamientos, emociones y recuerdos a  la mente consciente.
  • Actitud mental positiva. La hipnosis desarrolla un cambio positivo, así como una relajación y paz interior, encontrando así un equilibrio interior de bienestar con uno mismo.