Necesito el Amor y la aprobación de las personas que me rodean

| Sin comentarios

Psicología práctica y cotidiana.

Ramón en su vida nunca tomó una decisión por sí solo, siempre buscó el apoyo y la aprobación de los demás. Actualmente no tiene pareja y sufre por ello. Piensa que si tuviese pareja, ella le apoyaría, le amaría y que sería más feliz. Sabe que su vida le pertenece, sin embargo, necesita la compañía, la protección, el Amor y la aprobación de otra persona para sentirse seguro, para seguir adelante.

Esto le está ocasionando mucho malestar, porque busca a ésa persona y no la encuentra. Se siente solo, abandonado y no sabe cuál es el camino correcto ni que decisiones tomar.

Con sus amistades se muestra inseguro y dependiente, tiene miedo a las críticas, y sufre por la preocupación de que puedan ocurrir. Su preocupación principal en la vida, es lo que pensarán los demás de él, teme verse sólo, sin apoyo y sin Amor. Por tanto, no disfruta de las relaciones, por temor a una evaluación negativa.

Ramón está convencido de que NECESITA EL AMOR Y LA APROBACIÓN DE LOS DEMÁS. Por tanto, no puede vivir sin ello, y todos sus pensamientos, sentimientos, emociones y actitudes, van encaminadas a satisfacer la necesidad que CREE NECESITAR.

Aprobación-febrero-2013-Cuando Ramón descubrió su CREENCIA LIMITADORA, se liberó de su imperiosa necesidad de Amor y Aprobación. Descubrió que el amor y la aprobación de los demás puede resultar agradable pero no es una necesidad, es un deseo.

Ramón aprendió a aceptar las críticas, no como un rechazo, sino como otro punto de vista.

Y descubrió que tomando sus propias decisiones, se respetaba más a sí mismo, teniendo en cuenta sus preferencias en la vida, y no la de los demás. Empezó a disfrutar de unas relaciones más satisfactorias, mostrándose como él mismo, más seguro y decidido en la vida.

Ramón ha descubierto su felicidad en quererse a sí mismo, y ahora no le preocupa encontrar pareja, aunque sí lo desea, y está tranquilo, esperando a que llegue ésa persona, sin buscarla desesperadamente, sino viviendo su propia vida.

Dolores Rizo.

 

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


dieciocho + 4 =

*