La alfombra

Psicología cotidiana

En ocasiones, te sientes perdido/a, sin rumbo, machacado/a y pisado/a por la vida….

Parece que todo lo malo te pasa a tí, que todo el mundo se aprovecha de ti, de tu situación…

Te sientes como una ALFOMBRA, pisoteada, poco mirada, por los suelos…

Es entonces el momento de preguntarte, ¿Quién me puso aquí?

Es el momento de tomar las riendas de tu vida, de responsabilizarte de tus actos, comportamientos, actitudes, pensamientos y sentimientos.

Es el momento de dejar atrás el rol de víctima, de echar la culpa a los demás….

Asumir que SOY YO quien se colocó en semejante lugar, quien empezó a tratarme mal, a no tenerme en cuenta, a no respetarme….Esto no es fácil.

He conocido a muchas personas ALFOMBRA, cansadas, agotadas, sin rumbo, metidas en un círculo vicioso, esperando a que alguien las saque de allí…y mientras tanto, manteniendo actitudes hacia los demás de culpas, reproches y sumisión.

Hasta que se han reconocido a sí mismas, se han levantado, y se han colocado en el lugar que les corresponde, que seguro no es el duro suelo.

Es a partir de entonces, cuando los demás empezaron a tratarles con respeto y dignidad, la misma, que se daban a ellas mismas.

A una ALFOMBRA, los demás le exigen que cumpla con su misión, su tarea, su obligación, “para eso estás ahí”, le dirán.

Si Alguna vez te sentiste tratado/a así, en vez de con respeto y agradecimiento a tus tareas, es el momento de mirar hacia el suelo, no vaya a ser que estés colocado/a de ALFOMBRA.

Dolores Rizo.

 

 

Comentarios cerrados