Enamorados

| Sin comentarios

Psicología practica y cotidiana

Un año más, celebramos San Valentín.

Y nos acordaremos cuando el angelote travieso sin previo aviso, nos lanzó la flecha del Amor, y sin más remedio sucumbimos a su llamada, impulso y deseo de permanecer eternamente con nuestro amado o amada, donde todo será maravilloso, y encontraremos la Felicidad….

Sin embargo, la realidad no es tan idílica.
El Amor es más complejo y misterioso que todo eso.
Y en ocasiones, las relaciones amorosas nos dejan dolor, sufrimiento e incomprensión.

Y es que, enamorarse, es caer en el Amor, sin razones, sin buscarlo, dejándonos llevar por la pasión, la atracción, lo que nos gusta de la otra persona, y ese encuentro realmente es mágico;
Sin embargo, el enamoramiento, pasa de largo, y deja paso a la convivencia, a los proyectos comunes, las decisiones conjuntas y cómo no, a los defectos de la otra persona y las diferencias.
Y es entonces, cuando podemos decir que el Amor, madura, no es que se enfría, es que se vuelve real y cotidiano, se acaba la novedad, dando paso a lo conocido.

Y a partir de aquí, empieza un maravilloso crecimiento en pareja, el momento de establecer unas bases en común, un proyecto de vida juntos.

Porque el Amor solo no basta,
Porque el enamoramiento pierde fuerza,
Por eso, la pareja es algo más.

Y así como el coche tiene cuatro ruedas, las relaciones de pareja funcionan si mantiene sus pilares, todos y cada uno de ellos,
Sólo uno no basta.

Y es aquí, donde empezamos a vivir lo que va a ser nuestra relación en el futuro, si desde el principio establecemos claramente lo que queremos, quienes somos y lo que esperamos de la pareja y la vida, así creceremos juntos; Y si no lo hacemos, a pesar de ser una pareja, cada uno mirará más por sus intereses que por los comunes, en parte, porque creerá que los suyos son los mismos que los de la pareja.

Los pilares de una relación son la base firme sobre los que la pareja, se apoyará cuando vengan momentos difíciles, y sobre los que disfrutará de una relación sana y Feliz.
En estas bases no puede faltar:

Adecuada Comunicación y expresión de afectos.
– Respeto mutuo. Acuerdos.
– Espacio propio.
– Espacio compartido.
– Valores compartidos.
– Forma de convivencia acordada, compartir.
– Amor.
– Proyectos en común.

Y cuantos pilares decida la pareja tener, sin olvidar, que cada uno de ellos es tan importante como otro, y si uno falla, se derrumba la estructura y la pareja no nos hará felices.

Cualquier día es buen momento para hablar, establecer, reflexionar y cultivar las bases de pareja, pero si aún no lo hemos hecho, espero que esta fiesta nos recuerde que las relaciones Amorosas, funcionan por un conjunto de ingredientes, y que el Amor solo es uno más.

Feliz Día para establecer bases fuertes junto con el Amor.

Dolores Rizo, Psicóloga.

pareja-de-enamorados-5263

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


14 + 8 =

*