Del camino – La mochila

Experiencia de vida.

Camino de Santiago, camino interior.

La Mochila fue una prueba difícil de lidiar.

Es muy distinto cargar con tu propio peso que “hacer cargar tu peso a otros” y muy difícil ajustar el peso que “puedo soportar” a las necesidades reales.

“Quiero pero no puedo”, ¿entonces?, la primera lección es clara y contundente, a la que seguirán otras tantas no menos importantes y básicas: “LIGERO DE EQUIPAJE”.

Me costó muchas horas aprender la lección, en la teoría, ya sabía lo que recomiendan los libros y manuales, pero a la hora de la verdad, me costó desprenderme, “Por si acaso”…

¿Cuántas cosas son necesarias para vivir?, y sin embargo, las hacemos imprescindibles, ¿Merece la pena, cargar y no poder caminar?

Son tan pocas las cosas que necesitamos…, y pude comprobarlo a lo largo del camino, cuando me di cuenta que si estoy preparada, no necesito nada más, la vida y el camino me ofrecieron lo que necesité en cada paso.Fue muy duro, pero lo conseguí, adapté mi mochila al peso que podía llevar, y todo lo que realmente necesitaba.

La mochila FRASE

Ya voy bien equipada para comenzar el Camino, aunque desconozco cuánto durará ni dónde llegará, porque en realidad es lo menos importante y lo que menos me preocupa.

Es ligero mi equipaje porque no me pesa mi pasado, ni lo que dejo atrás, está todo en el sitio que le corresponde.

A veces, llevamos la mochila llena de culpas, miedos, conflictos sin resolver, dolor….Y esto también pesa, y dificulta el paso. Necesitamos ir soltando, liberándonos de cargas que no nos sirven, y es entonces cuando el camino te aporta lo que realmente necesitas, lo disfrutas, caminas ligero y nada te impedirá llegar dónde te propongas.

 Emprendo mi vuelo, donde el Espíritu me lleve…

Comienzo una nueva etapa en mi vida “ULTRELLA PEREGRINA” siempre “Más allá”.

Contemplo la noche Pirenaica, que nos advierte de lluvia para el siguiente día, pero también de buenos presagios que ni siquiera imagino, preciosa noche, especial, sin frío, mágica. Estoy PREPARADA, mañana será un gran día.

Dolores Rizo.

 

Los comentarios están cerrados.