Cómo afrontamos las situaciones familiares

Crianza y educación

Nuestras relaciones familiares y cómo afrontamos con nuestros/as  hijos/as las situaciones cotidianas, depende del momento en que  nos encontremos los adultos.

No es lo mismo, estar de vacaciones, relajados, sin horarios, sin excesivas obligaciones, donde somos más permisivos, tendemos a escuchar más, y a compartir más tiempo con los/as más pequeños/as de casa;

Que, otro día que llegas tarde al trabajo, que dormiste mal y encima tu hijo/a no anda… O cuando llegas tarde del trabajo después de un día estresado, donde los/as pequeños/as no te han visto en todo el día, tú tienes ganas de descanso y ellos/as te esperan con anhelo para captar toda tu atención….

En muchos casos somos conscientes de no haber sabido afrontar una situación con éxito y en otros somos totalmente inconscientes de cómo lo hacemos y donde nos equivocamos.

Es muy importante saber expresar y escuchar, así como que nuestros hijos/as puedan expresarse y también escucharnos.

 Es decir, tendremos que repasar y aprender  a comunicarnos adecuadamente, ya que nuestros/as hijos/as nos prueban constantemente, como si de un examen a diario se tratase.

Las situaciones cotidianas se repiten cada día, y cada día nos enfadamos, gritamos, perdemos la paciencia, y no sabemos que hacer, es quizás el momento de preguntarnos ¿Qué puedo aprender de todo esto?

Ya que constantemente les decimos a nuestros/as hijos/as   “cuándo aprenderás…”, quizás es un buen momento  para aprender nosotros también, los adultos, cómo solucionar situaciones concretas, que se repiten y que en muchos casos crecen por nuestras propias reacciones.

Para resumir, vamos a empezar a tomar conciencia de cómo nos relacionamos con nuestros/as hijos/as y a preguntarnos ¿Puedo aprender yo también de ésta situación?

Espero que me sigas y que vayamos aprendiendo juntos/as con cada artículo, para mejorar nuestras relaciones familiares.

Gracias, Dolores Rizo.

Los comentarios están cerrados.